dejen sus comentarios en la seccion *contacto*
   
 
  Obesidad Infantil
 

¿Qué es lo que conduce a la obesidad?



La genética no lo es todo.

   La obesidad es una enfermedad crónica calificada recientemente por la Organización Mundial de la Salud -OMS- como la 'epidemia del siglo XXI'.

   La mayor disponibilidad de comida, el mayor contenido energético y nutritivo del que el cuerpo puede quemar o asimilar y el modo de vida sedentario, son las causas principales que han conducido al aumento de esta enfermedad.

  Otros factores implicados son la herencia, la presencia de ciertos trastornos o incluso la toma de ciertos medicamentos. 

Se come más, en cantidad y variedad, de lo que el cuerpo es capaz de quemar.

¿Qué es lo que conduce a la obesidad?

    Comemos demasiado: En la mayor parte de los casos de obesidad la causa se centra en que se come más, en cantidad y variedad, de lo que el cuerpo es capaz de quemar, pero ¿qué es lo que lleva a la persona a comer más de lo que necesita para vivir?.

   La falta de ejercicio: Los niños han sustituido las carreras, la bicicleta y otros juegos al aire libre por la TV, el vídeo, el computador y las consolas.

    La publicidad y las modas: Los medios de comunicación y las modas ejercen una influencia notable en el comportamiento en la compra y en el patrón de consumo de alimentos de los consumidores, sea cual sea su edad. De hecho, las empresas del sector alimentario conocen muy bien las técnicas que permiten incorporar con éxito sus productos en el mercado.

 

Las causas de la obesidad:

  • Comemos demasiado.
  • El que compra otorga.
  • Errores en la educación familiar. 
    Compensaciones y premios.
    En ocasiones no dedicamos a los hijos el tiempo que quisiéramos e intentamos compensarles o premiarles con los alimentos que más les gustan, que por lo general, resultan tentadores pero poco saludables.

Dificultades que se presentan en los hijos e hijas. 

Rasgos individuales.
Hay niños que comen "con los ojos" y que poseen una gran sensibilidad hacia los estímulos alimenticios, así como otros manifiestan una fuerte tendencia hacia determinados alimentos o sabores (dulces o salados). Es fundamental evaluar las conductas y hábitos alimenticios de nuestros hijos para conocer cuáles son adecuadas y cuáles no, y actuar así sobre el origen del problema. 

Elementos emocionales afectivos.
Puede suceder que nuestros hijos trasladen sus dificultades o problemas al terreno de los alimentos. Esto también sucede con los adultos.

 

Si estamos tristes, enfadados o nerviosos, no comemos o comemos en exceso. Con frecuencia aplacamos esas emociones con la comida. La pérdida de un ser querido, el nacimiento de un hermanito o hermanita, cambiar de casa o de colegio, son situaciones que generan ansiedad y temor, y según el carácter del niño o de la niña, pueden influir o marcar su comportamiento hacia la comida.

Cuando la obesidad tiene causas psicológicas o afectivas, habrá que tomar conciencia de ello y, en caso necesario, pedir asesoramiento o apoyarse en un profesional.

La falta de ejercicio.

   La falta de ejercicio deriva en un menor gasto de energía, y si a esto se suma que se come más de lo debido, el riesgo de obesidad aumenta de forma notable.

Animarse y animar a practicar deporte, todos van a  salir ganando con ello: todos se sentirán mejor, más vitales y ganaran en salud.

 
  Derechos reservados www.deskisiado.es.tl ®  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=